Racionalización: El Mayor Enemigo Del Cambio De Comportamiento

Regalo especial para nuestros lectores. Usa el código de promoción "XMAS" para obtener 5% Off Sobre suscripción anual

¿Le gustaría saber cuál es una de las cosas más fascinantes del mundo?

Es nuestra capacidad de mentirnos a nosotros mismos.

Las pequeñas mentiras que nos contamos a lo largo del día son parte del proceso de racionalización.

Los humanos son maestros en esto.

«Oh, está bien si como 2 trozos de pastel hoy, corrí en la cinta durante 30 minutos antes».

«Está bien gastar el dinero que no tengo, ¡debería recibir un bono pronto de todos modos!»

¿Con qué frecuencia ha dicho u oído algo similar en este sentido?

A veces, mentiras como estas pueden ser extremadamente dañinas.

 Pero, como humanos tercos, rara vez aceptamos que estamos mintiendo. 

En lugar de enfrentar la verdad, le damos la espalda y racionalizamos nuestro comportamiento. 

La psicoanalista alemana Karen Horney dijo una vez:

«La racionalización puede definirse como el autoengaño mediante el razonamiento».

Eso es esencialmente lo que es la racionalización. Para simplificarlo aún más, ¡echemos un vistazo más profundo!

Todos hemos sido culpables de esto

Este es esencialmente un mecanismo de defensa. 

La definición de la psicología de la racionalización, como se ve en Wikipedia, dice: “La racionalización es un mecanismo de defensa en el que los comportamientos o sentimientos controvertidos percibidos se justifican lógicamente y se explican de manera racional o lógica para evitar cualquier explicación verdadera, y se hacen conscientemente tolerables, o incluso admirable y superior, por medios plausibles «.

En términos simples, se refiere a poner excusas por nuestras acciones.

En algún momento de la vida, todos hemos sido culpables de esto. 

Te guste aceptarlo o no, como seres humanos tendemos a racionalizar nuestros traspiés. A menudo de forma inconsciente. Entonces, es justo decir que todos somos culpables de este comportamiento.

Culpable de meter todas nuestras acciones y comportamientos ilógicos en una caja lógica. Giramos y giramos, empujamos y empujamos hasta que algo que alguna vez fue irracional se vuelve no solo aceptable, sino quizás incluso admirable en nuestras propias mentes. 

El acto de racionalización a veces puede tener consecuencias graves.

Especialmente si lo usa para culpar a otros por sus acciones o juicios erróneos. Esto pronto puede convertirse en un hábito muy tóxico. 

Siempre que algo sale mal, tiendes a racionalizar. Te encuentras con una buena razón para tomar una mala decisión. Con la esperanza de que la razón que ha inventado pronto se apodere de la realidad. 

6 ejemplos más comunes de racionalización por personas

Estos son los escenarios más comunes en los que las personas tienden a racionalizar sus acciones y comportamientos con mayor frecuencia. 

Racionalizar malas decisiones

Todos hemos racionalizado las malas decisiones antes. Ya sea comprando algo que no necesita o no puede pagar. O incluso podría racionalizar hacer algo que sabía que no debería haber hecho. O no hacer algo que sabías que debías haber hecho. 

Para muchos, esta es una parte habitual de la vida diaria.

Tiende a racionalizar las malas decisiones poniendo excusas y culpando a los demás de ellas. 

Como culpar de su mal humor al tráfico de la hora punta. O torcer los detalles y culpar a tu socio por no terminar el proyecto, cuando sabes muy bien que fue tu culpa. 

Todas estas son racionalizaciones que se usan para engañarte a ti mismo y también a los que te rodean. 

Racionalizar el comportamiento abusivo

Este es un patrón muy común que se observa a menudo entre las parejas abusivas en las relaciones. 

Esto se refiere tanto a las relaciones platónicas como a las románticas.

Las parejas abusivas a menudo utilizarán la técnica de la racionalización como mecanismo de defensa para encubrir su comportamiento y acciones abusivas. 

A menudo encontrará una persona con tendencias abusivas que culpa a su pareja por sus acciones abusivas. 

Por ejemplo, una pareja abusiva que justifica el comportamiento basándose en la falta de satisfacción de las demandas de la pareja abusada o alegando que la pareja no cooperaba, está participando en una racionalización patológica.

Si se encuentra atrapado en una relación abusiva, comuníquese con profesionales y solicite ayuda. Nunca es demasiado tarde para alzar la voz contra el abuso.

Racionalizar situaciones en las que estás atrapado 

Las personas a menudo racionalizan situaciones en las que están atrapadas y tienden a rebelarse cuando creen que tienen una salida. 

La investigación ha descubierto que cuando se le impone una nueva regla o restricción bien definida, su instinto natural es aceptarla mediante la racionalización.

Tu cerebro trabaja duro para hacerte creer que la restricción es una buena idea. Eso es por tu propio bien. 

Sin embargo, si la regla es indefinida, las personas a menudo pueden reaccionar negativamente a su implementación. Querer que se levanten las restricciones.

Cuanto más blanca y negra es una regla, más difícil resulta racionalizarla. Examinaremos este tema con mayor detalle en una sección posterior. 

Racionalizar para reparar los egos magullados

Como seres sociales, los humanos son de naturaleza extremadamente egoísta.

En muchos escenarios, la racionalización es a menudo el intento del ego de hacer que ciertas acciones y cosas sean aceptables para el superyó. Así es como Sigmund Freud definió la racionalización. 

Cuando su ego está magullado, puede tender a racionalizar la situación y a inventar excusas para representarse a sí mismo como el «Alfa» en la situación. 

Como racionalizar perder un juego de baloncesto culpando al árbitro por ser un tramposo que estaba predispuesto hacia el otro equipo.

O racionalizar el bajo rendimiento en un examen culpando al profesor de no poder enseñar correctamente.

Racionalización de conductas adictivas

Un adicto que no niega su situación a menudo se puede encontrar racionalizando su comportamiento adictivo. 

Una persona que intenta racionalizar el consumo excesivo de alcohol puede decir algo como: «Sé que he estado bebiendo mucho, pero es solo porque el trabajo ha sido muy estresante últimamente».

Si ha crecido rodeado de adictos o conoce a alguien que está lidiando con alguna forma de adicción, seguramente haya escuchado excusas como estas antes. 

A veces puede haber algo de verdad en este mecanismo de defensa de la racionalización.

Pero cuando la racionalización se utiliza como técnica para promover la adicción. Como la adicción a la pornografía, que puede escalar más rápido de lo que piensas.

Puede conducir a situaciones muy peligrosas. 

Racionalización de los problemas de salud mental

Hay un lado tanto positivo como negativo en esto. 

El ser negativo, debido al estigma que rodea a la enfermedad mental en nuestra sociedad, muchas personas a menudo tienden a racionalizar sus problemas de salud mental como nada más que un “mal día” o un “mal humor”.

Ya es hora de que nosotros, como sociedad, nos deshagamos del tabú que rodea a las enfermedades mentales. 

Solo entonces seremos realmente capaces de progresar en el futuro. 

El lado positivo de la racionalización aquí es que puede usarse como un mecanismo para lidiar con los problemas de ansiedad. La racionalización no solo previene la ansiedad, sino que también puede proteger la autoestima y el concepto de uno mismo.

De manera similar, hay algunos usos más buenos de la racionalización. Todo depende de cómo lo uses en tu vida. 

Una regla no es una regla si está rota 

Al comenzar este nuevo año, muchos de nosotros nos hemos fijado una larga lista de resoluciones a cumplir y reglas a seguir en 2021.

Pero, ¿cuántas de sus resoluciones se ha mantenido en los últimos años?

A menudo comienza el año con gran entusiasmo y fuerza de voluntad, pero a medida que avanza hacia los últimos meses, toda esa motivación y fuerza de voluntad se esfuman lentamente.

Entonces te encuentras inventando excusas y racionalizando:

«¡Soy demasiado ambicioso por desgracia!»

«Es simplemente imposible lograr todos mis objetivos personales con mi carga de trabajo actual».

Todas estas son meras excusas.

Las investigaciones demuestran que solo rompemos las reglas cuando sabemos que no son definitivas y que no hay consecuencias por romperlas. 

Cuanto más negra y, si bien es una regla, más difícil es racionalizar contra ella. 

Psicológicamente solo nos rebelamos cuando estamos seguros de que tenemos una salida o cuando sabemos que no enfrentaremos las consecuencias.

Si se ha fijado algunas resoluciones y reglas para el año, debe asegurarse de que sean lo más blanco y negro posible. 

Cuanto más espacio gris deje, mayores serán sus posibilidades de falla. 

Cuando te estás estableciendo una nueva regla. Debe asegurarse de tener una visión clara sobre lo que puede hacer y lo que no puede hacer. No pongas excusas.

Tenga un conjunto claro de reglas para lograr su objetivo.

Cuando hay un conjunto claro de reglas en blanco y negro, ya no racionalizarás tu comportamiento.

En cambio, cuando las reglas son definidas y bien pensadas, su cerebro comienza a creer que ahora está atascado y necesita seguir estas reglas sin importar qué. Por lo tanto, pronto comenzará a racionalizar la regla o resolución entendiendo que es por su propio bien.

Tres cosas a tener en cuenta para superar el problema de la racionalización 

Si está tratando de lograr un cambio de comportamiento, entonces la racionalización es su mayor enemigo. La racionalización le impide alcanzar su verdadero potencial. 

Cada vez que racionaliza sus acciones, termina haciendo excepciones que cree que serán una «excepción única».

Pero, ¿es realmente alguna vez una excepción?

Cuanto más racionalice y se dé margen para hacer estas «excepciones», más se convertirá en una norma. 

Si este comportamiento continúa durante un período de tiempo más largo, entonces comienza a creer que está haciendo lo correcto incluso cuando no lo está haciendo.

Así es como tu racional te sabotea.

Para detener este comportamiento de autosabotaje, aquí hay 3 consejos que le ayudarán a superar la racionalización innecesaria.

Sea honesto consigo mismo

Deshazte de todas las posibles excusas.

Tírelos directamente por la ventana si lo desea. 

¡Y haz la tarea!

Si no puede hacer algo o está fallando en algo, simplemente admítelo. En lugar de poner excusas. 

Incluso si no puede dar lo mejor de sí mismo, intente completar la tarea tanto como sea posible. 

Si no te gusta algo, di que no te gusta. No inventes una excusa. 

Reconozca sus responsabilidades y llegue a comprender por qué no le gusta la tarea en particular.

Concéntrese en mejorar y trabajar para ser mejor en algo. En lugar de concentrarse en cuánto le disgusta hacer algo. 

¡Encuentre soluciones e impleméntelas en lugar de buscar excusas!

Encuentre herramientas que puedan ayudar

Vivimos en el siglo XXI. También llevamos una vida llena de privilegios.

Desde la tecnología hasta la medicina y la ciencia, tenemos todos los medios que pueden ayudarnos a llevar un mejor estilo de vida. 

Si está tratando de lograr un tipo particular de cambio de comportamiento, por ejemplo, investigue un poco y busque una herramienta que pueda ayudarlo a lograr su objetivo.

Si está tratando de dejar una adicción a Internet como la adicción a la pornografía, por ejemplo, puede instalar un bloqueador de pornografía como BlockerX en su teléfono y computadora portátil. De esta manera, ya no tendrás que evitar constantemente mirar pornografía. La aplicación simplemente te ocultará todo el contenido para adultos automáticamente.

Si ha tomado la decisión de beber 4 litros de agua todos los días, entonces una de esas botellas de agua con marcas para que sepa cuánta agua ha bebido hasta ahora. También puede configurar recordatorios por hora en su teléfono para recordarle que debe beber agua.

Cualquiera que sea su objetivo, definitivamente puede utilizar ciertas herramientas que pueden facilitar su consecución.

Herramientas como estas te harán la vida mucho más fácil que ya no sentirás la necesidad de racionalizar tus malas acciones o comportamientos. Porque no los harás.

No más emociones en la toma de decisiones

A menudo tendemos a basar nuestras decisiones principalmente en las emociones.

Muchas veces, esto es lo que conduce al problema de la racionalización errónea.

La próxima vez que necesite tomar una decisión, piense lógicamente, no emocionalmente . 

Las emociones a menudo pueden influir en sus decisiones en la dirección equivocada. Así que elimine las emociones del proceso de toma de decisiones.

Cuando intente tomar una decisión particular sobre si completar una tarea o no o si hacer ejercicio hoy o no, solo piense en su objetivo final. 

Tenga en cuenta su objetivo final y siga adelante. 

Las cosas pueden parecer difíciles en este momento, pero trabaja duro para llegar a la luz al final del túnel.

¡Tu yo futuro te lo agradecerá!

Conclusión

Usted asumiría que dado que el término «racionalización» tiene la palabra «racional», tiene que significar algo como «dentro de la razón» o «lógico», ¿verdad?

Pero eso no es cierto en absoluto.

La racionalización es todo menos racional. 

Si está tratando de lograr su objetivo de cambio de comportamiento o algo similar, entonces la racionalización solo lo detendrá. 

Siempre habrá una excusa, pero no le hagas caso.

Se honesto. Toma buenas y sabias decisiones. Use todo lo que compre o haga para el bien de los demás también, y no racionalice o espiritualice demasiado lo que está haciendo.

Como se mencionó anteriormente, en la lucha contra la racionalización, la verdadera honestidad es la mejor política.

Regalo especial para nuestros lectores. Usa el código de promoción "XMAS" para obtener 5% Off Sobre suscripción anual

Artículos Relacionados

Cómo saber si niega su adicción

Si quieres aceptar la realidad y planificar un futuro mejor para ti, la aceptación es clave. Pero la aceptación no siempre es fácil. Cuando estás

Subscribe to our newsletter

Don't miss new updates on your email​

Copyright © 2021 Atmana Innovations (anteriormente FunSwitch Technologies). Todos los derechos reservados.