4 mentiras dañinas que te dice la industria del porno

Share on reddit
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on facebook

La pornografía es una fantasía. Todo está inventado. Pero, el simple cerebro humano tiende a olvidar esto a veces. Cuando vemos una cosa en particular una y otra vez, nos acostumbramos a ella. Empezamos a pensar que es normal. Pronto, la vida del carrete se convierte en realidad como parte de la nueva norma. Así es como funciona el cerebro humano. La vida que llevamos a diario es una recopilación de los diversos hábitos que hemos adquirido a lo largo del camino.

Por eso la pornografía es peligrosa. Cuanto más lo mires, antes empezarás a olvidar que las personas en tu pantalla son solo actores. Empiezas a creer que lo que ves en la pantalla es exactamente lo que parece el sexo en la vida real. Que no es el caso.

La pornografía es entretenimiento, nada más. No es un reemplazo del sexo, no la educación sexual, solo es un entretenimiento. Pero, con el tiempo, la industria del porno se ha vuelto tan grande e influyente que ahora decide qué es “normal” y qué no. Esto ha llevado a una cultura sexual hoy que ha normalizado la violencia, el abuso sexual, el sexo con menores y la cosificación de la mujer. Todo esto es el resultado del contenido que publican estos sitios web pornográficos y las mentiras que alimenta a las mentes jóvenes e impresionables.

Las mentiras de la pornografía

Aquí están las 4 mentiras que la industria del porno ha normalizado en el mundo actual

Mentira # 1: La pornografía es natural y normal

Ésta es la mentira más grande. La pornografía no es de ninguna manera natural. Es el sexo lo que es natural. El sexo es la parte más normal y natural de nuestra vida. Sin embargo, la pornografía es un producto. Se produce y se alimenta al consumidor.

El objetivo final de los pornógrafos es atraer tráfico a su sitio. Lo hacen haciendo porno y sus actores se ven muy agradables a la vista. En cierto modo, se disfrazan de sexo para lucir perfectas. Esto es lo que hace que la pornografía sea poco natural y realista.

Quizás se pregunte qué hay de malo en esto. Lo mismo ocurre con las películas también. Todo, desde los dientes del actor hasta la cita para cenar con la que se lleva a su chica, es perfecto para la T. Entonces, ¿por qué no se puede aplicar el mismo concepto a la pornografía? La razón es que sabemos claramente la diferencia entre el carrete y la vida real cuando se trata de películas. Sabemos el gran esfuerzo que se hace para que una persona se vea tan bien en la pantalla. La industria del cine es muy transparente sobre este tema.

La industria del porno no lo es. Los espectadores de pornografía no están al tanto de las cirugías plásticas, la edición extensa, las sesiones de tres días, la iluminación perfecta, el cabello y el maquillaje que se necesitan para producir un video porno de solo 35 minutos.

Mentira # 2: Ver pornografía no afectará tus relaciones en la vida real

Si ha estado en una relación a largo plazo, entonces es consciente de que definitivamente es una mentira. La pornografía a veces puede afectar enormemente las relaciones de la vida real. El tabú que rodea a la pornografía tiene que conducir a una falta de transparencia cuando se trata de relaciones. Debido a esto, nunca puedes estar seguro de las opiniones de tu pareja sobre la pornografía. Esto puede ocasionar bastantes problemas.

Cuando descubren que su ser querido está usando pornografía, muchas parejas se sienten conmocionadas, rechazadas, abandonadas, humilladas y traicionadas. La idea que presenta la industria del porno de que el porno es una decisión personal y no afecta a nadie excepto a la persona que lo ve es falsa.

Incluso si su pareja no tiene ningún problema con la pornografía, aún puede dañar su relación. Existe una gran diferencia entre el sexo en la vida real y el sexo en la pornografía. No puedes esperar que tu pareja se desempeñe de la misma manera que uno en la pornografía. Si esperas que el sexo en la vida real sea de la misma manera que en la pornografía, poco a poco comenzarás a perder interés en tu pareja, ya que ese no será el caso. Lo más probable es que se sienta más insatisfecho con la apariencia y el desempeño sexual de su pareja a medida que pasa el tiempo.

Mentira n. ° 3: la pornografía puede actuar como un medio de educación sexual segura

La pornografía definitivamente no es una forma segura o correcta de aprender sobre el sexo. Esto es muy perjudicial ya que la generación más joven depende de la pornografía para aprender sobre el sexo. La razón por la que esto está sucediendo es porque el sexo está muy estigmatizado en nuestra sociedad. El tabú que rodea al sexo obliga a las generaciones más jóvenes a aprender sobre el sexo a partir de la versión deformada que ofrece la industria del porno.

Si aprendes sobre el sexo de la pornografía, también captas los temas violentos y degradantes que se muestran en ella. Esto puede provocar situaciones peligrosas. Aprender sobre el sexo de la pornografía solo conducirá a la decepción, las relaciones fallidas, el aislamiento y la falta de satisfacción sexual.

Para resolver este problema, debemos ser más abiertos sobre la educación sexual. Asegúrese de que las prácticas sexuales seguras se enseñen a los niños a partir de fuentes confiables, para que no recurran a la pornografía.

Mentira # 4: La pornografía es solo una distracción / placer culpable

Puede ser solo una distracción o un placer culpable al principio. Pero, si no tiene cuidado, pronto puede convertirse en una adicción.

Mirar pornografía y masturbarse libera el mismo tipo de dopamina que se libera cuando se usan drogas. Es un tipo de euforia similar que experimenta en ambas situaciones. Por eso la pornografía es adictiva. Cuanto más lo miras, más lo anhela tu cerebro. A medida que aumentan los antojos, también aumentará el impulso imparable de ver pornografía varias veces al día. Antes de que te des cuenta, comenzarás a cancelar planes con tus amigos, solo para quedarte en casa y masturbarte.

El consumo de pornografía es un comportamiento en aumento. Puede pasar de ver un video a la semana a varias veces al día muy rápido. En el camino, su nivel de satisfacción disminuye, por lo que termina viendo más y más pornografía solo para estar satisfecho como lo hizo una vez.

Entonces sí, la pornografía definitivamente no es un placer culpable inofensivo. Viene con su propio conjunto de consecuencias y efectos secundarios. No hay nada de malo en ver pornografía si se hace con moderación. Consciente de que no es una representación de la vida real. Siempre es mejor mantenerse informado y seguro.

Share on reddit
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Copyright © 2021 Atmana Innovations (anteriormente FunSwitch Technologies). Todos los derechos reservados.

¿Le gusta este artículo?

¿Por qué no ayudas a tus amigos compartiendo esto con ellos?

Share on reddit
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on twitter
Share on facebook

Really want to quit Porn?

BlockerX Premium is what you need. Use code ‘PROMO5‘ at checkout for 

5% Off.